Austria (ii): Donau, el Danubio… pero no es azul

Austria (ii): Donau, el Danubio… pero no es azul

Al día siguiente, despurés de un reparador sueño, volvímos de paseo. Pero tras habernos mojado el dia anterior la primera misión consistió en… ¡comprar un paraguas!

Bueno cargando con nuestro paraguas y después de haber desayunado en una panadería cercana… un inciso aqui… ¡que panes tan maravillosos! Pan con semillas de sésamo, de girasol, de centeno, de cereales diminutos, pan dulce, salado, con sal gorda, pan… pan… pan… ¡Que locura! Sin duda, aqui mi suegro se volvería loco… es uno de los mayores amantes del pan.

Sigamos… Este dia nos lo tomamos con calma y decidimos ir a conocer el Danubio, Donau. Para ello cogímos el tranvia hasta Schottentor, de ahí el metro hasta Vorgartenstrasse (U2 y U1). Esta parada esta cerca de la Mexico Platz, un pequeño parque que lleva el nombre de Mexico ya que este fue el único pais que criticó públicamente la ocupación nazi de Austria.

Paseamos por la plaza y luego nos dirijimos al gran rio. Este rio, como podéis ver en las fotos, es enorme. Cuenta ademas con tres canales: Donaukanal, Neue Donau y Alte Donau. Cabe decir que las inmediaciones del Danubio son preciosas. Existe un largísimo paseo ajardinado, repleto de sauces, por el que deambular apaciblemente, y pese a que el rio no es azul, como el en vals de Strauss, el Danubio es un precioso lugar.

El Danubio

Dejamos el rio con una incipiente lluvia y nos dirijimos de nuevo a la Mexico Platz. En ella preguntamos en una tienda, a dos amables viejetes, un buen lugar para comer “austriacamente”. Ellos nos indicaros una taberna cercana, la de la Familia Trappmaier. Pedímos el tagesmenu, es decir el menú del dia.

La gastronomia austriaca

schnitzelSegún nuestra guía el plato típico de Viena es el schnitzel, que nos es otra cosa que carne de ternera o cerco apanada y frita. La verdad es que no tiene mucho secreto. La probé en el Prater, me pareció buena, pero lejos de cualquier sofisticación.

El menú del dia de la familia Trappmaier se componia una sopa, ya que estas son típicas en la gastronomia de Austria, aunque su palabra suppe se usa para denominar cualquier sopa o crema, así que en nuestro caso se trataba de una Leberknodlesuppe. El caso es que estaba muy buena.

El knodel es una pasta de sémola que normalmente acompaña las sopas.

De segundo nos trajeron una carne de ternera cocida, tafelspitz, acompañada de patatas a los pobre y col cocida. También estaba exquisíto.

Para beber, la bebida típica de Austria, “lo que no te da una mujer te lo da Almdudler” (traducción libre del alemán efectuada por Paco), una especie de gaseosa con limón o ginger ale.

Otro día también pudimos disfrutar de otras especialidades, por ejemplo en Mauthaussen probamos gulasch, un estofado de carne y vegetales hecho con una fuerte salsa de paprika.

Y en Salzburg, comimos una especie de parrilada de carne servida con verduras, imposible de reproducir su nombre. Y por supuesto uno de los platos típicos, las salchichas que se suelen comer cocidas en medio de la calle, en unos puestos ambulantes.

Cabe decir también que he comido varios Kebabs, puesto que abundan en las calles y son muy baratos y ricos.

Por último dentro de este apartado caben mencionar los strudel, pasteles o tartas rellena de frutas, normalmente de manzana, apfelstrudel, con pasas y canela. Así como los eiskaffe, café con helado de vainilla y nata montada, la debilidad del paladar de Tania.

Por supuesto para aquellos que beban cerveza la encontraran por doquier y a precios baratos por volúmenes enormes. Todo lo contrario al agua embotellada, que cuesta unos 2 € la botella de 33 cl. Por suerte una vez tienes una botella puedes rellenarla en las fuentes.

Share this Story

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *