Austria (iii): Salzburg, donde Mozart nació

Austria (iii): Salzburg, donde Mozart nació

El cuarto dia con un coche alquilado, nada menos que un Mercedes Benz, clase A nos dirigimos a la provincia de Salzburg, la tierra de Mozart. El coche era automático asi que nos dieron unas rápidas lecciones de como manejar ese raro tablero que no necesita cambios. Creimos que la lección estaba aprendida, salimos del garaje de Avis, la compañia donde alquilamos el coche, y a la primera frenada, un remezón dentro del coche, vaya! todavia eso de frenar sin el embrague no estaba controlado, otro intento porque se acercaba un semáforo, y zaas! otro remezón.

Cambio automaticoPaco aparca y se pone a maniobrar el tablero que tenia las siguientes letras P (park- -aparcar) R (retroceso) N (neutro), D (drive- conducir) ; tratamos de recordar lo que nos han dicho, para frenar y parar poner en neutro, presionar suavemente el freno si no se para. Creo que esta vez ya está, comenzamos a salir de Viena para dirigirnos a Salzburg, frenamos suavemente. Muy bien! Paco lo ha conseguido pero tiene que pensar cada vez que frena su pie izquierdo descansa esta vez no hay embrague y eso hay que recordarlo.

Los paisajes que vemos en el camino nos recordaron a películas de parajes alpinos; colinas verdes, un verde intenso característico del clima continental, es decir con temperatura media por encima de los 19 ºC con humedad y lluvias abundantes. De hecho en Salzburg se grabó la película Sound of music (Sonrisas y lágrimas) de lo que se han aprovechado y han hecho rutas turísticas por los paisajes donde se ha grabado dicha pelicula. En el albergue cada dia a las 20:00 h proyectaban esa película y era sorprendente como cada dia habia gran cantidad de gente viéndola. Podéis ver las fotos en el aĺbum, como siempre
Camino a Salzburg se encuentra la provincia de Linz donde está Mauthausen, una pequeña ciudad donde los nazis construyeron un campo de concentración (konzentrationlager: KZ). Por tanto hicimos un alto en esta ciudad, tratando de imaginar el sufrimiento de las personas que ahi fueron maltratadas, durante la peor barbarie de la humanidad. Más que seguro que nuestra imaginación se quedó corta.


Llegamos a Salburg sobre las 18:30 horas una lluvia torrencial hacia su aparición y nosotros nos enfrentabamos al laberinto de calles, llenas de coches. Es una ciudad más pequeña que Viena y había más coches y también más gente movilizándose en bicicletas; aquí el transporte público se reduce a autobuses.

Nos guiamos por un pequeño mapa que aparece en nuestro libro de viaje, cruzamos al otro lado del rio Salzach donde se encontraba el albergue familiar y juvenil Jugen & Familiengästehäuser (calle Josef Preis Allee 18). Aparcamos como pudimos porque no sabiamos si se podia o no aparcar por ahi, habia letreros ininteligibles, asi que dejamos el coche y corrimos bajo la lluvia a buscar el albergue y preguntar si había habitación disponible.

Por suerte habia habitación compartida con otras 4 personas pero ya estaba bien, porque lo que queriamos era descanzar después de un largo día en coche. Nos registramos pero no nos hicieron descuento del 20% porque no teniamos el carnet de alberguista (que en cuanto pueda me lo saco, por si vamos alguna ortra vez a otro albergue). El albergue está muy bien, hay habitaciones con camas dobles (no disponibles en ese momento) y habitaciones para familias o habitaciones de 4, 6, y 8 personas con baño compartido en el pasilllo. Los desayunos están incluidos en el precio (17 euros por noche y persona) y es de buffet libre: cereales, yogurt, leche, café, huevo duro, pasteles, panes varios (aunque no tan ricos y variados como en Viena) mermeladas, etc.

Subimos a las habitaciones a dejar las cosas y las camas tipo literas (camarotes) se parecian a las que habiamos visto en Mauthausen aquella tarde, fue una sensación rara dormir en camas asi, a mi me costó un poco conciliar el sueño a pesar del cansancio.

DomAl dia siguiente nos dispusimos a conocer el casco antiguo que esta cerca del albergue asi que fuimos andando, el dia acompaño porque hacia sol, aunque también habia viento, pero al menos no llovió hasta la tarde cuando ya habiamos acabado nuestro paseo turístico. Empezamos en Domplatz que por ser tan temprano estaba vacia y nos pudimos hacer fotos, a medio dia habia una multitud de gente pasenado por ahi. La inmensa Dom (catedral) tiene tres puertas de bronce que simbolizan la fe, la esperanza y la caridad, se trata de una construcción barroco italiano, la primera del norte de los Alpes (1614 y 1657) En el interior puede observarse el estucado de bordes negros, la cúpula y la pila donde bautizaron a Mozart. Después paseamos por la plaza Residenzplatz que tiene un reloj de carillón que suena a las 7:00, 11:00 y 18:00 h

Seguimos el recorrido por Franziskanergasse donde se encuentra la Franziskanerkirche (iglesia de los franciscanos), que destaca por du altar mayor y una Virgen esculpida de Michael Pacher, después nos dirigimos al Pferdeschwemme (abrevadero de caballos) que servia para dar de beber a los caballos de los arzobispos. Desde aquí dando la vuelta a la esquina llegamos a Getreidegasse donde es un espectáculo contemplar los letreros en hierro forjado de las tiendas. Es toda una inmensa calle donde hay desde restaurantes hasta tiendas de ropas. También aquí se encuentra la casa donde vivió Mozart ahora convertida en museo.

MercadoOtro lugar espectacular es el mercadillo que montan de lunes a viernres de 09:00 a 17:00 horas; donde se puede encontrar de todo: antigüedades, ropa, bolsos, recuerddos de viaje, los infaltables chocolates con la cara de Mozart en la cubierta (por cierto hay puestos donde los dependientes están disfrazados como Mozart, con uno de estos aproveche para tomarme una foto), los famosos brastwurtz (o salchichas austriacas, que no pasaron desapercibidas por Paco) y sobre todo el multicolor que se veia con los puestos de flores, de frutas y verduras; que era todo un espectáculo para los ojos y como no también para el paladar.

Festung Hohensalzburg
o fortaleza Hohensalzburg es también uno de los atractivos turísticos de Salzburg y desde el albergue se podía ver su magestuosida. A pie se tarda 15 miinutos caminado desde el casco antiguo pero también se accede hasta él en un funicular.

Aquí vivian arzobispos y principes, era una fortaleza totalmente inaccequible ya que se encuentra en lo alto de una colina y además por lo alto de las construcciones de los muros y el pozo que hacian imposible penetrarla. Leonhhard von Keuutschach arzobisbo de Salburg fue el influyente en su estrructura actual y como su símbolo era el nabo hay 58 veces esta figura por el castillo.

Por dentro se aprecia en maquetas los cambios que ha sufrido el castillo desde su construccuión y como poco a poco llegó a ser una fortaleza. La visita con audioguia nos descubre algunos misterios como la cámara de tortura aunque sólo sirvieron de masmorras pero se aprecia muchos instrumentos capaces de arrancar cualquier secreto o la habitación donde guardaban sal y otros viveres para mantenerse refugiados en su interior por mucho tiempo y hacer frente a los embates de los que intentaban tomar la fortaleza. También salones con calderas de cerámica para las noches frías de invierno. Así mismo se puede apreciar los museos de historia, armas y fotografías de la II Guerra Mundial.
Desde la parte superior del castillo o torre de vigía se tiene unas vistas impresionantes de los picos alpinos, asi como fantásticas vistas hacia el norte de la ciudad. Los patios del castillo están ahora convertidos en terrazas con restaurantes donde se puede comer muy bien, a un precio razonable y además disfrutando de todas las maravillosas vistas desde lo alto de un castillo medieval y sentirse como una princesa.

Share this Story

One Comment


  1. pollo

    29 Mayo 2009 at 23:36

    estoy buscando sobre Mozart no de esto

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *