Dulce como la miel… agrio como…

Hoy todos los diarios, las radios y la televisión habla sobre el notición que despertó ayer sobre el mediodia. No es otra cosa que la tregua permanente de ETA. Esta notícia ha dado la vuelta al mundo y sigue llenando los medios.
Algo que ha llenado de esperanza y júbilo a todos los que esperamos que el terror, la venganza y esa “mafia” encubierta acaben para siempre. Han pasado 40 años, creo recordar, y ya poco sentido tienen las reivindicaciones con las que nació este movimiento político, en un principio, y terrorista en nuestros dias.

La prensa estudia cada una de las palabras: tregua, permanente, sin condiciones… y las comparan con otras treguas del pasado. Ayer la clase política, encabezada por Jose Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, presidente del gobierno y principal líder opositor correspondientemente, hicieron su trabajo de forma intachable… Sin una palabra de más, de forma cauta, consecuente y comedida…  ¡Olé por ellos!

Sin embargo, ayer también me llamó mi hermana, Montse, para comunicarme que mi abuela materna, Soledad, había fallecido. Era mayor y aunque no padecía enfermedad alguna, quizás las propias de la edad, fue algo que nadie esperaba. Seguro que mi madre lo esta pasando mal, es un momento de mucho dolor y sufrimiento, y espero que entre todos le ayudemos a pasarlo.

Como entenderéis hoy tengo un sabor agridulce en la boca… algo que empaña el primaveral y soleado dia de hoy.

Share this Story

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *