Sabina, lluvía y una escoba

Sábado, el bullicio del mercado llena las calles de Piera. Un día nublado, lluvioso y algo frio. Sabina y Chavela Vargas cantan a dúo, mientras una lavadora se esta acabando.

Tania ha tenido curso hoy, no volvera hasta esta tarde (noche), así que hoy me ha tocado quedarme de "amo de casa", siempre digo que esto de limpiar la casa es algo trabajoso y algo aburrido, pero esto…

He empezado por nuestra habitación, cama y ordenar la ropa seca, escoba en mano he limpiado la habitación naranja, la lila y la de los "monstruos". Pasamos al baño, limpieza, ordenar los "cachivaches", barrido y reponer el higiénico.

Escoba por los pasillos, un nuevo baño y de ahí el despacho. Vaciar la papelera, ordenar un poco los papeles y de aqui al comedor.

Limpiar la mesa de cristal, los sofas, poner bien la funda, los cojines, limpiar la lámpara de cristal. Barrer el balcón, la sala y hemos llegado a la cocina.

Fregar los platos y vasos, la sartén (bocata de pinchos para Tania), ordenar un poco la nevera, recoger la mesa del desayuno, limpiar la encimera y los quemadores, el mármol y barrer todo el suelo.

Al mercado a por frutas y verduras: pimientos rojos y verdes, tomate en rama, patatas, manzanas, ajos tiernos, peras, mandarinas, zanahorias, espárragos verdes y una lechuga… para esta semana ya tenemos bastante.

Regreso, ordeno la compra, y antes de acabar, pongo a secar una lavadora. Fregona y cubo, algo de detergente con olor a pino, y me friego todo el piso. ¡Listo!

Share this Story

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *