Sol de la Toscana, Italia campeón mundial en futbol

Ayer hizo un dia espectacular asi que como ya estaba planeado nos fuimos a la playa. Sobre las 10:30 horas recogimos a las hermanas de Paco y aprovechamos para llevar un inmenso parasol para cubirirnos todo del fuerte sol que habia.

Llegamos a la playa de Altafulla sobre las 11:30 horas y habia mucha gente asi que ubicamos un lugar cerca del mar y donde se pudiera desplegar todos nuestros artilugios: toallas, parasol gigante, bolsos y por supuesto un gran nevera cargada de todo lo necesario para no pasar hambre ni sed. Claro está, volvió casi tan llena como se fue, porque como es sabido cuando no hay se quiere, pero cuando estamos preparados a nadie le apetece.

Nos tostamos un rato, luego un chapuzón en el agua, que estaba en su punto de buena, otra vez al sol, más mar y más sol. Un poco de lectura, y algo de crema para coger el bronceado. Bronceado que algunos cogieron por zonas, como siempre, pareciendo la bandera peruana: roja y blanca.

Ya eran casi las tres el hambre apretaba y recogimos las coasas para comer en el restaurant a primera linea del mar, justo detras de nosotros, pero oh! sorpresa! si no tenias reserva no entrabas, asi que con las cosas al coche nos dirigimos a otro.

Ya era tarde asi que casi todo estaba lleno y habia mucho tiempo de espera. Al fin encontramos uno que nos dieron 15 minutos de espera, los cuales fueron 30′ mientras tomábamos algo en la terraza. Luego comimos de menú por 12 euros y Paco de carta; un bacalao gratinado al alioli. La comida no estuvo mal pero tampoco es como para recomendar.

Volvimos a la playa, un poco de palas entre Laura y Montse, otro tanto entre Paco y Laura y yo entretenida con mi lectura de L’ Esglesia del Mar, que como ya dijo Paco es muy interesante y desde el comienzo cautiva.

Unos cuantos chapuzones más y luego ya casi a las 20 horas partimos de regreso a casita, pillamos un poco de caravana,lo normal de fin de semana.

Cenamos en casa de mis suegros. Después a ver la final del mundial de fútbol. A mi no me gusta el fútbol pero una final de mundial siempre es intereseante y más cuando esta jugando un equipo favorito. Se enfrentaron Francia-Italia y como descendiente de italianos pues a este apoyaba. La cosa acabó con un 1-1 el partido, así que fueron a penalty.

Lástima la expulsión de Zidane por dar un cabezazo a un jugador italiano,asi acabó su último partido, pero jugó bien el resto del mundial, haciendo buenos pases y por ello lo han elegido balón de oro. Francia perdió un penal asi que

Italia ganó el mundial 2006. Hip. hip, urra!

Share this Story

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *