Zamora no se hizo en una hora

Zamora no se hizo en una hora

El viernes a las 15:00h partimos rumbo a Zamora. No sabíamos cuantas horas nos esperaban pero sí sabiamos que serían muchas y largas, bajo un sol y un calor que prometían estar presentes durannte todo el trayecto.

La carretera está muy bien, no nos topamos casi con ningún coche, pese a ser el primer día de la operación salida, solo encontramos a nuestro paso algunos camiones… pasamos a la autovia y el camino se hizo más rápido…

Eran las 20:00h y aún nos faltaba un buen trecho del camino. Cenamos en un restaurante de la carretera y una hora más tarde partimos de nuevo. Eran las 23:00 h y no llegabamos a Zamora… nos damos cuenta que esta muy lejos, que es el último pueblo de España. Decidimos parar en Valladolid y quedarnos esa noche ahi, para partir al día siguiente muy temprano.

El Sábado sobre las 08:00h nos enrumbamos de nuevo… ya faltaba poco asi que en cuestión de hora y media estabamos en Zamora… mi primera impresión tras entrar en la ciudad fue pensar que habia muchos edificios, muchos centros comerciales y que era mucha mas ciudad de lo que imaginaba… pero eso era la periferia…

Al adentrarnos al pueblo descubrimos unos maravillosos restos románicos que son el deleite para nuestra vista y que nos alegran el viaje después de tantas horas viendo solo paisajes desérticos.

Nos ubicamos en el hotel donde teniamos reserva… es muy acogedor… nos preparamos para la boda y ya guapos (un poco mas que de costumbre) nos vamos a ubicar la iglesia y pasear por el casco antiguo de la ciudad.

Casi sobre las 13:00h llega un coche con el novio… nos encontramos con amigos de la universidad de Perú, nos saludamos y vemos aparecer otro coche esta vez con la novia… con dos novias… y ¿que es lo que pasa?

Sandra y Javier ya se habian casado en Perú, así que aprovechando el matrinomio de una prima de Javier, celebran una boda para su familia.

Entran a la iglesia ambas parejas juntas… empieza la ceremonia, el cura menciona lo especial de la ceremonia ya que se casa a una y se renueva los votos de la segunda pareja.

Después de todo eso viene el momento de las fotos, unas cuantas en la iglesia con los amigos y nos vamos al banquete… hubo muchos platos todos muy ricos: entrada: media piña con coctel de camarones y salsa rosa, segundo: mil hojas de merluza, tercero: Ternera asada en su salsa, sorbete de limón y tarta de boda con helado, vino de Toro, localidad de Zamora y cava de Cataluña… uhm faltaba espacio para abergar tantas delicias

Vamos luego al baile en la discoteca del hotel donde se celebra el convite… bailamos un poco y luego decidimos ir a ver acompañados de unos magníficos guías la ciudad de Zamora. Así que la cuñada de Sandra, Magdalena y su esposo que se llama también Paco (gracias a los dos por el paseo), nos van guiando y contando las leyendas de esa mágica ciudad… salimos encantados.

Más tarde nos encontramos con Sandra y Javi y otros dos de sus cuñados (Jose y Gemma) y nos vamos a conversar, beber y tapear por los bares de Zamora.

Son casi las 02:00h y cansados de todo el día nos despedimos… habiendo hecho muchos amigos y con la promesa de volver otra vez.

Share this Story

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *